CATEGORÍAS

ARCILLA VERDE SORIA NATURAL

Disponibilidad: En stock
Código del producto: ee24afef11e4

3,69 3,25

Categoría:

ARCILLA VERDE
Caja con 250 g.
La arcilla verde gracias a sus cualidades naturales ha sido una de las arcillas más utilizada en la composición de los productos de belleza. Sus innumerables propiedades resultan muy beneficiosas para el cuidado de la piel y el cuerpo.
Soria Natural utiliza arcilla verde de excelente calidad obtenida en zonas de alta montaña sin contaminar a la que hemos añadido el alga espirulina para potenciar su textura (suavidad, viscosidad y retención de agua) y sus excepcionales propiedades y así conseguir un producto ideal para la preparación de cataplasmas corporales y mascarillas faciales que nos permitan eliminar las células muertas de la piel y devolverle su frescura, suavidad y luminosidad.
Mientras la arcilla verde ejerce sobre la piel un suave efecto “peeling”, la espirulina nos permite detoxificar, nutrir, revitalizar y devolverle la tersura y suavidad perdidas, consiguiendo un rejuvenecimiento de la piel, incluso en pieles que han sufrido problemas de acné, cicatrices, arrugas, etc.
INGREDIENTES
Arcilla verde 96% y Spirulina maxima S&G (4%)
SE RECOMIENDA
USO EXTERNO:
• En forma de Mascarillas Faciales:
– Pieles grasas y mixtas por su efecto purificante y regulador del exceso de grasa en la piel.
– Para tratar poros abiertos, eliminar los puntos negros ó en pieles con tendencia acnéica.
– Pieles envejecidas y con arrugas.
• En forma de Cataplasmas Corporales Localizadas:
– Inflamaciones articulares y esguinces.
– Dolores musculares y articulares.
– Irritaciones de la piel, picaduras de insectos y quemaduras.
– Psoriasis, dermatosis, estrías.
– En jaquecas, algunas otitis y sinusitis son útiles las aplicaciones de arcilla fría, gruesas, en la nuca.
CONSEJOS DE USO
USO EXTERNO:
• Mascarilla Facial: Se aconseja poner una cucharada sopera de arcilla verde en un recipiente adecuado (no metálico ni de plástico) y añadir poco a poco agua mineral ó infusiones, hasta obtener la consistencia deseada. La mascarilla debe ser de consistencia firme para que no chorree, pero tampoco debe hacerse demasiado espesa. Aplicar sobre la cara y cuello, evitando el contorno de ojos y labios, una fina capa, dejar que actúe unos 10 mn y retirar con agua tibia antes de que seque totalmente. Posteriormente se puede aplicar una crema hidratante.
• Cataplasma Corporal: Extender la arcilla con la consistencia deseada sobre la zona a tratar (debe cubrir una superficie mayor que la que se pretende tratar) y repartirla con una espátula no metálica, con un grosor de aproximadamente 1 a 2 centímetros. La cataplasma debe ser de consistencia firme para que no chorree, pero tampoco demasiado espesa. Aplicar la cataplasma, dejando la arcilla en contacto con la piel, y mantenerla con una venda o con un paño seco, sin apretar demasiado.
Si la cataplasma se utiliza sobre una zona irritada, poner entre la arcilla y la piel una gasa fina. Cuando la cataplasma esté casi seca, retirarla y eliminar los restos de arcilla con agua tibia, después secar la piel con una toalla de algodón.
Cuando la pongamos sobre zonas inflamadas, congestionadas o calientes, la temperatura de la arcilla será fría y se retirará antes de que se caliente demasiado. En procesos e inflamaciones agudos superficiales (llagas, abcesos, etc.) conviene cambiarla cada hora, y si se seca antes, cada media hora si es preciso.
Si lo que queremos es tonificar un órgano débil, entonces la arcilla deberá estar caliente y renovarla antes de que se enfríe. Para órganos profundos se deja en general de dos a tres horas, pero no se recomienda aplicar más de una al día.
Si de lo que se trata es de revitalizar un órgano, puede tenerse puesta toda la noche. Ante cualquier rechazo por parte del paciente en forma de escalofríos o desequilibrio térmico, se aconseja retirar la cataplasma.
• Baños. También se pueden realizar baños para suavizar la piel: Verter de 2 a 4 cucharadas de arcilla en un vaso grande de vidrio, añadir agua mineral y agitar con una cuchara no metálica. A continuación, agregar la mezcla al agua del baño. A nivel general, el tratamiento tradicional se aconseja realizar de dos a tres baños semanales durante 21 días, repitiéndose en caso necesario con un período de descanso de una semana.
Se recomienda realizar en una tina o cuba y no en la bañera pues el barro obstruye los desagües.
Si se mezcla con algún tipo de aceite cambian los caracteres organolépticos por lo que no se recomienda su uso conjunto.
Al ser un producto totalmente natural, sin conservantes, colorantes, perfumes ni aromas, debe prepararse justo en el momento de su utilización y no debe conservarse mezclada con agua.